Syndicate content

User login

Advertisement

Add content

Crisis Fronteriza


Delaware Senator Thomas Carper




El fracaso del Congreso para actuar en Crisis Fronteriza podría tener consecuencias graves.

Presidente Carper: "Tenemos que trabajar más duro para ponernos de acuerdo y encontrar un punto de compromiso en este desafío"

El senador Tom Carper (D-Del.), Presidente del Comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales, hizo las siguientes declaraciones después de que el Senado no tuvo en cuenta la ley de financiación suplementaria de emergencia, presentada por la senadora Barbara Mikulski (D-Md.), Presidenta del Comité de Asignaciones. El Presidente Carper votó a favor de avanzar en la medida; sin embargo, fue bloqueado por una cuestión de orden presupuestario. La medida incluye fondos para hacerle frente al desafío humanitario en la frontera sur:

"Estoy profundamente decepcionado con el Senado por negarse a aprobar la solicitud del Presidente de fondos de emergencia para hacer frente a la crisis humanitaria que enfrentamos en nuestra frontera sur. Creo que tenemos el imperativo moral de hacerle frente a esta crisis con una respuesta humana, una que honre nuestras obligaciones bajo las leyes de EE.UU. y el derecho internacional - y una que sea consistente con la exhortación que debemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos mientras nos ocupamos de los menos favorecidos en la sociedad. Ni siquiera hemos llegado cerca de cumplir con ese imperativo moral hoy aquí.

"Como todos sabemos, en los últimos meses, nuestro país ha experimentado un aumento sin precedentes en la migración de El Salvador, Guatemala y Honduras. Las personas de estos países están huyendo desesperadamente de las condiciones de violencia, y un gran número de ellas son familias y niños no acompañados -algunos de tan sólo cuatro años de edad. La Administración respondió con un esfuerzo general de “manos a las obras” y estas medidas han estado trabajando para estabilizar la situación. Pero estas medidas de emergencia son costosas, y ninguna de las agencias federales involucradas tiene el dinero que necesitan para mantener las medidas agresivas que están tomando para hacer frente a esta situación. De hecho, muchas agencias han indicado que van a quedarse sin dinero en cuestión de semanas si no se presenta una acción definitiva.

"La Senadora Mikulski presentó un proyecto de ley que proporcionaría $2700 millones para hacer frente a la situación y asegurarse de que las agencias encargadas de la seguridad de nuestras fronteras no se queden sin dinero este verano. Más importante aún, también podría abordar algunas de las causas subyacentes del problema que enfrentamos. Pero una vez más, el Congreso no ha actuado. Las consecuencias de nuestra inacción podrían ser graves. Por ejemplo, sin estos fondos de emergencia, el departamento de Inmigración y Control de Aduanas podría verse obligado a liberar a miles de personas detenidas en la actualidad y detener los vuelos de repatriación. El departamento de Salud y Servicios Humanos podría verse obligado a recortar el número de niños que puede cuidar. Los niños se verían obligados a permanecer más tiempo en las estaciones de la Patrulla Fronteriza y los agentes de la Patrulla Fronteriza invertirían más tiempo en el cuidado de los niños y menos tiempo persiguiendo las redes de contrabando que operan a lo largo de nuestras fronteras.

"Debido a nuestra incapacidad de cumplir con nuestra obligación de actuar hoy, se espera que la Administración se vea obligada a tomar medidas para evitar las nefastas consecuencias de trasladar dinero y recursos de otras operaciones críticas para ayudar a las agencias afectadas a sobrevivir hasta agosto. Pero esto también tendrá consecuencias graves. Por ejemplo, pondría en peligro nuestra seguridad fronteriza porque el Departamento de Seguridad Nacional puede que tenga que reducir el apoyo aéreo a la Patrulla Fronteriza y detener la sustitución de las máquinas de rayos x que tanto se necesitan en nuestros puertos de entrada. Nuestra capacidad para responder a los desastres naturales también pudiera verse afectada, en el apogeo de la temporada de huracanes. En pocas palabras, le estamos robando a Pedro para pagarle a Pablo.

"Por último, vamos a salir de aquí sin hacer nada para hacerle frente a los factores subyacentes que explican por qué está ocurriendo esta explosión en primer lugar. El Presidente y la Senadora Mikulski incluyeron $300 millones en el paquete suplementario para hacerle frente a lo que creo que es la causa fundamental de esta explosión: la falta de oportunidades económicas, empleo y esperanza en América Central, en combinación con el aumento de la violencia y la inseguridad en la región. No estoy sugiriendo que todo esto va a ser una solución rápida o fácil. Se requerirá una inversión sostenida-y enfocada-en la región por los EE.UU. y también por una serie de otros países. Pero si le damos la espalda a estos países ahora, estoy convencido de que vamos a estar aquí otra vez dentro de 10 años frente a una nueva y costosa crisis humanitaria en nuestra frontera.

"Pero hoy, nos estamos yendo con las manos vacías, y todo por nuestro propio hacer. La gente trabajadora no cierra sus negocios si hay trabajos urgentes todavía por terminar, y tampoco debemos hacerlo nosotros. Y hay muchas culpas que repartir; hay una gran posibilidad de que la Cámara se retire de la ciudad sin tomar medidas en esta crisis tampoco. La Administración ha pedido dinero, pero todavía tiene que hablar con claridad sobre qué cambios necesita en la ley que regula la forma en que manejamos los menores no acompañados en la frontera. Esta falta de liderazgo en todas nuestras piezas es inaceptable. Durante las próximas semanas y hasta entrado septiembre, insto a mis colegas en ambas cámaras y en la Administración a pensar en “los más humildes", a quienes hemos dejado atrás hoy, y a trabajar más para unificarnos y llegar a un compromiso en este desafío".

Presidente Carper: "Tenemos que trabajar más duro para ponernos de acuerdo y encontrar un punto de compromiso en este desafío"

El senador Tom Carper (D-Del.), Presidente del Comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales, hizo las siguientes declaraciones después de que el Senado no tuvo en cuenta la ley de financiación suplementaria de emergencia, presentada por la senadora Barbara Mikulski (D-Md.), Presidenta del Comité de Asignaciones. El Presidente Carper votó a favor de avanzar en la medida; sin embargo, fue bloqueado por una cuestión de orden presupuestario. La medida incluye fondos para hacerle frente al desafío humanitario en la frontera sur:

"Estoy profundamente decepcionado con el Senado por negarse a aprobar la solicitud del Presidente de fondos de emergencia para hacer frente a la crisis humanitaria que enfrentamos en nuestra frontera sur. Creo que tenemos el imperativo moral de hacerle frente a esta crisis con una respuesta humana, una que honre nuestras obligaciones bajo las leyes de EE.UU. y el derecho internacional - y una que sea consistente con la exhortación que debemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos mientras nos ocupamos de los menos favorecidos en la sociedad. Ni siquiera hemos llegado cerca de cumplir con ese imperativo moral hoy aquí.

"Como todos sabemos, en los últimos meses, nuestro país ha experimentado un aumento sin precedentes en la migración de El Salvador, Guatemala y Honduras. Las personas de estos países están huyendo desesperadamente de las condiciones de violencia, y un gran número de ellas son familias y niños no acompañados -algunos de tan sólo cuatro años de edad. La Administración respondió con un esfuerzo general de “manos a las obras” y estas medidas han estado trabajando para estabilizar la situación. Pero estas medidas de emergencia son costosas, y ninguna de las agencias federales involucradas tiene el dinero que necesitan para mantener las medidas agresivas que están tomando para hacer frente a esta situación. De hecho, muchas agencias han indicado que van a quedarse sin dinero en cuestión de semanas si no se presenta una acción definitiva.

"La Senadora Mikulski presentó un proyecto de ley que proporcionaría $2700 millones para hacer frente a la situación y asegurarse de que las agencias encargadas de la seguridad de nuestras fronteras no se queden sin dinero este verano. Más importante aún, también podría abordar algunas de las causas subyacentes del problema que enfrentamos. Pero una vez más, el Congreso no ha actuado. Las consecuencias de nuestra inacción podrían ser graves. Por ejemplo, sin estos fondos de emergencia, el departamento de Inmigración y Control de Aduanas podría verse obligado a liberar a miles de personas detenidas en la actualidad y detener los vuelos de repatriación. El departamento de Salud y Servicios Humanos podría verse obligado a recortar el número de niños que puede cuidar. Los niños se verían obligados a permanecer más tiempo en las estaciones de la Patrulla Fronteriza y los agentes de la Patrulla Fronteriza invertirían más tiempo en el cuidado de los niños y menos tiempo persiguiendo las redes de contrabando que operan a lo largo de nuestras fronteras.

"Debido a nuestra incapacidad de cumplir con nuestra obligación de actuar hoy, se espera que la Administración se vea obligada a tomar medidas para evitar las nefastas consecuencias de trasladar dinero y recursos de otras operaciones críticas para ayudar a las agencias afectadas a sobrevivir hasta agosto. Pero esto también tendrá consecuencias graves. Por ejemplo, pondría en peligro nuestra seguridad fronteriza porque el Departamento de Seguridad Nacional puede que tenga que reducir el apoyo aéreo a la Patrulla Fronteriza y detener la sustitución de las máquinas de rayos x que tanto se necesitan en nuestros puertos de entrada. Nuestra capacidad para responder a los desastres naturales también pudiera verse afectada, en el apogeo de la temporada de huracanes. En pocas palabras, le estamos robando a Pedro para pagarle a Pablo.

"Por último, vamos a salir de aquí sin hacer nada para hacerle frente a los factores subyacentes que explican por qué está ocurriendo esta explosión en primer lugar. El Presidente y la Senadora Mikulski incluyeron $300 millones en el paquete suplementario para hacerle frente a lo que creo que es la causa fundamental de esta explosión: la falta de oportunidades económicas, empleo y esperanza en América Central, en combinación con el aumento de la violencia y la inseguridad en la región. No estoy sugiriendo que todo esto va a ser una solución rápida o fácil. Se requerirá una inversión sostenida-y enfocada-en la región por los EE.UU. y también por una serie de otros países. Pero si le damos la espalda a estos países ahora, estoy convencido de que vamos a estar aquí otra vez dentro de 10 años frente a una nueva y costosa crisis humanitaria en nuestra frontera.

"Pero hoy, nos estamos yendo con las manos vacías, y todo por nuestro propio hacer. La gente trabajadora no cierra sus negocios si hay trabajos urgentes todavía por terminar, y tampoco debemos hacerlo nosotros. Y hay muchas culpas que repartir; hay una gran posibilidad de que la Cámara se retire de la ciudad sin tomar medidas en esta crisis tampoco. La Administración ha pedido dinero, pero todavía tiene que hablar con claridad sobre qué cambios necesita en la ley que regula la forma en que manejamos los menores no acompañados en la frontera. Esta falta de liderazgo en todas nuestras piezas es inaceptable. Durante las próximas semanas y hasta entrado septiembre, insto a mis colegas en ambas cámaras y en la Administración a pensar en “los más humildes", a quienes hemos dejado atrás hoy, y a trabajar más para unificarnos y llegar a un compromiso en este desafío".




Border Crisis

Congress’ Failure to Act on Border Crisis Could Have Severe Consequences

Chairman Carper: “We must work harder to come together and find a compromise to this challenge”

Sen. Tom Carper (D-Del.), Chairman of the Homeland Security and Governmental Affairs Committee, released the following statement after the Senate failed to consider the Emergency Supplemental Funding Bill, introduced by Sen. Barbara Mikulski (D-Md.), Chairwoman of the Appropriations Committee. Chairman Carper voted to advance the measure; however it was blocked by a budget point of order. The measure included funds to address the humanitarian challenge at the southern border:

“I am deeply disappointed in the Senate for refusing to move forward with the President’s request for emergency funding to deal with the humanitarian crisis we are facing on our southern border. I believe that we have a moral imperative to address this crisis with a humane response, one that honors our obligations under U.S. and international law – and one that is consistent with the admonition that we should love our neighbors as we love ourselves while taking care of the least of these in society. We haven’t even come close to meeting that moral imperative here today.

“As we all know, over the past several months, our nation has experienced an unprecedented surge in migration from El Salvador, Guatemala, and Honduras. People from these countries are fleeing desperate, violent conditions and a large number of them are families, and unaccompanied children—some as young as four years old. The Administration responded with an all-hands-on-deck effort and these measures have been working to stabilize the situation. But these emergency measures are expensive, and none of federal agencies involved have the money they need to sustain the aggressive steps they are taking to deal with this situation. In fact many agencies have indicated that they will run out of money in a matter of weeks without action.

“Senator Mikulski introduced a bill that would provide $2.7 billion in order to address the situation and ensure that the agencies charged with securing our borders don’t run out of money this summer. More importantly, it would also address some of the underlying root causes of the problem we face. But yet again, Congress has failed to act. The consequences of our inaction could be severe. For example, without this emergency funding, Immigration and Customs Enforcement could be forced to release thousands of people currently being detained and to stop operating repatriation flights. Health and Human Services could be forced to cut back on the number of children it can care for. Children would be forced to stay longer at Border Patrol stations and Border Patrol agents would spend their time taking care for children and less time pursuing the smuggling networks operating along our borders.

“Because of our inability to meet our obligation to act today, it is expected that the Administration will be forced to take steps to avoid those dire consequences by shifting money and resources from other critical operations to help the affected agencies get through August. But this will also have severe consequences. For example, it would impair our border security because the Department of Homeland Security may have to reduce aerial support for the Border Patrol and stop replacing badly needed x-ray machines at our ports of entry. Our ability to respond to natural disasters could also be harmed, at the height of hurricane season. In short, we are robbing Peter to pay Paul.

“Finally, we will leave here without doing anything to address the underlying factors that explain why this surge is happening in the first place. The President and Senator Mikulski included $300 million in the supplemental package to address what I believe to be the root causes of this surge: the lack of economic opportunities, jobs, and hope in Central America, combined with increasing violence and insecurity in the region. I am not suggesting that any of this will be quick or easy fix. It will require a sustained investment—and focus—on the region by the U.S. and also by a number of others. But if we turn our backs on these countries now, I am convinced that we will be back here again 10 years from now dealing with another expensive humanitarian crisis on our border.

“But today, we are leaving here empty-handed, and all by our own doing. Ordinary working people do not close up shop with urgent work still undone, and neither should we. And there is plenty of blame to go around; there is a strong chance the House will leave town without taking action on this crisis either. The Administration has asked for money, but has yet to speak clearly on what changes it needs in the law governing how we handle unaccompanied minors at the border. This failure of leadership on all of our parts is unacceptable. Over the next few weeks and into September, I urge my colleagues in both chambers and the Administration to think about ‘the least of these’ that we have left behind today and to work harder to come together and find a compromise to this challenge.”

Advertisement

Advertisement

Advertisement